El candidato a Rector afirma que “no todo vale para sumar apoyos y se muestra contrario a la privatización de la universidad y a volver a las prácticas del pasado” e insiste en que su pacto es con la comunidad universitaria

Teo López Navarrete hizo balance esta mañana del resultado del pasado 1 de diciembre, en el que obtuvo la victoria en todos los sectores -personal docente e investigador, estudiantado y personal técnico, gestión, administración y servicios-. “Esto solo fue un punto y seguido y ahora toca trabajar para fortalecer esos apoyos, sin hipotecar el futuro de la universidad en ningún sentido”.

López ha recordado que desde su candidatura se ha llevado a cabo una campaña “honesta, seria, respetuosa con la institución y responsable, como se puede apreciar en su página web, en las redes sociales y en cada una de sus reuniones y comparecencias”.  En esta línea, destaca que “el respeto a la comunidad universitaria empieza por no tratar de manipularla y pensar que no tiene criterio ni es adulta para discernir”. “Mi pacto es con la comunidad universitaria y mantengo intactos mis compromisos”, matizó.

El catedrático de Química Física resaltó que, al igual que ha realizado “una campaña que ha respetado en todo momento a la institución, no está dispuesto ahora a cambiar de rumbo su proyecto, para obtener apoyos en la segunda vuelta a cualquier precio”. López asegura que no va a “cambiar cargos por apoyos, ni iniciar una privatización de la universidad como planteaban algunas opciones y mucho menos pactar recortes y despidos futuros a cambios de alianzas y votos”, si bien puntualiza que “su proyecto es un proyecto abierto a todos lo que quieran trabajar por una universidad líder, pero sin imponer su ambición personal por encima de la estabilidad de la institución”.

Respecto al programa, el candidato recuerda que inició en octubre un proceso participativo “en el que más de 400 personas aportaron lo mejor de cada una, su conocimiento y sus ideas para impulsar una UMA líder”. “Este programa es el fiel reflejo de lo que toda la comunidad quiere para su universidad, y por eso algún candidato ya ha incorporado muchas de estas medidas en su programa en sus sucesivas versiones”. Por lo tanto, “esta debe ser la hoja sobre la que debemos escribir el futuro de la UMA, un proyecto sólido, y no la compraventa de sillones, la difusión de mentiras, ni las amenazas con la estabilidad de los puestos de trabajo”. “Nuestro proyecto es independiente y universitario, sin colores políticos y no haré pactos de gobierno antinatura para garantizar que podemos negociar y defender independientemente a la UMA ante todas las instituciones, independientemente del color que estas tengan”.

Teo López subrayó que no se puede admitir que vuelvan las formas del pasado, “donde todo vale y se alcancen acuerdos por debajo de la mesa contrarios al interés general”, y considera que la comunidad universitaria «es lo suficientemente inteligente y sabe diferenciar entre las formas y los contenidos de las dos candidaturas”.

Para finalizar, reiteró su compromiso “por mantener su programa y el talante académico y riguroso que nos ha llevado hasta donde estamos, y vamos a seguir trabajando con la máxima ilusión y respeto por conseguir cambiar nuestra universidad e impulsar una UMA líder, referente a nivel nacional e internacional de la que nos sintamos orgullosos».