En el encuentro que ha realizado Teo López, candidato a Rector de la Universidad de Málaga, con el profesorado, estudiantado y el Personal Técnico, de Gestión y de Administración y Servicios (PTGAS) de la Facultad de Ciencias de la Educación se ha explicado que entre sus propuestas está la revisión de los índices de experimentalidad de las titulaciones de este centro. Además, se ha hecho hincapié en que se mejorará y agilizará el procedimiento de gestión de las prácticas curriculares con el fin de facilitar su ejecución y aliviar la presión sobre el alumnado.

López también ha destacado que defenderá la bonificación del 99 por ciento de los créditos universitarios aprobados en primera matrícula y que se promoverá que el precio de las matrículas a partir de la tercera sea equiparable al de la segunda. Entre las medidas pensadas para el estudiantado también está establecer un procedimiento para que el alumnado con discapacidad inferior al 33 por ciento pueda acceder al régimen de tiempo parcial.

Y dado que la transparencia es uno de los pilares en los que se basa este proyecto, el candidato ha anunciado que se establecerá un canal de comunicación entre el rector y los consejos estudiantiles para abordar propuestas o inquietudes, además de programar reuniones trimestrales con este fin.

Otras medidas que se pueden extrapolar a más facultades y escuelas, son la dotación de diversos espacios que puedan servir de punto de encuentro, como zonas verdes o lugares para picnic, y la elaboración de una guía clara para que ayude al estudiante ante cualquier procedimiento a seguir.

Un PDI suficiente, reconocido y formado

“Creemos imprescindible consolidar una estrategia de rejuvenecimiento de la plantilla, que permita revertir la pérdida de capital humano en el profesorado”, ha declarado el catedrático López. Otra cuestión importante que pretenden abordar es la reducción de las desigualdades entre hombres y mujeres que se observan en la plantilla de PDI. Aunque la situación en esta universidad es comparable a la media de universidades españolas, todavía se detectan importantes desequilibrios. Para ello, el compromiso de este nuevo equipo es favorecer la igualdad adoptando medidas contundentes encaminadas a revertir esta situación a la mayor brevedad.

De otro lado, también está entre sus prioridades continuar con la estabilización y promoción del personal acreditado: “La UMA debe recompensar a quienes acrediten su talento y capacidad con una estabilización lo más temprana posible. Es justo premiar al profesorado que se esfuerza académicamente para promocionar, elevando así el nivel de la universidad y repercutiendo favorablemente en una búsqueda de la docencia y la investigación de excelencia”.

Un PTGAS suficiente y motivado

Teo López ha contado que se retomará de forma inmediata la opción del teletrabajo voluntario “que tan buenos frutos dio en época de pandemia” garantizando, previo estudio pormenorizado, la viabilidad de su aplicación en los diferentes servicios y contando para ello con la colaboración de las y los responsables de los mismos. Además, se fortalecerán los planes de adaptación tecnológica al teletrabajo (aplicaciones, acceso a escritorios remotos, equipos para la gestión de la información polivalentes, etc.).

Asimismo, se crearán itinerarios profesionales para el desarrollo progresivo de competencias, se establecerá un modelo de certificación y registro de competencias profesionales de cada empleado/a y se promoverá la coordinación horizontal entre el PTGAS de diferentes servicios y unidades administrativas con objeto de optimizar la gestión de la investigación y de la docencia fomentando la interrelación entre todo el equipo humano de la UMA.